Por la mañana nado un rato en el calor de invernadero de la Sociedad Deportiva Venatoria mientras tras la cristalera vuelve a llover sobre las azules cisternas y amenas praderas del exterior.

Por la tarde salgo a correr río arriba y abajo. Mi dormitorio empieza a oler a vestuario de caballeros.